Tomar el sol puede ser un placer. Tener un cuerpo bronceado puede resultar atractivo. Pero exponerse al sol es una actividad arriesgada. El sol acelera el envejecimiento de la piel y puede producir efectos nocivos peligrosos.
Por eso queremos darte unos consejos muy sencillos pero importantes para que luzcas un bronceado perfecto y sin riesgos.

ANTES
1. Para tomar el sol la piel debe estar limpia, hidratada y sin rastro de maquillaje.
2. Evita los productos con alcohol (desodorantes, colonias, etc), porque pueden producir manchas. Recuerda que algunas fragancias tienen su equivalente sin alcohol.
3. Elige un producto solar adecuado a tu piel y a tu resistencia al sol. Si no sabes cuál es, descubre tu consulta en tu farmacia.
4. Aplica el producto media hora antes de exponerte al sol, con la piel completamente seca.
5.Tambien puedes aumentar la intensidad de tu bronceado natural, sin riesgos, con un peeling corporal unos 10 días antes de tu primer baño de sol. Las cremas exfoliantes de cuerpo retiran de la superficie de la piel las células muertas.

DURANTE
1. Para comenzar a tomar el sol, empieza por sesiones cortas de 15 minutos, que irás aumentando a medida que la piel esté más dorada.
2. Durante las primeras semanas utiliza un producto solar con un factor de protección alto, que podrás ir disminuyendo cuando estés morena. Aunque tardarás en broncearte, el tono durará más y sobretodo cuidarás la salud de tu piel.
3. Bebe mucha agua para evitar la deshidratación.
4. Reaplica el producto solar cada dos ó tres horas, además de hacerlo siempre después de un baño o una sudoración excesiva.
5. La eficacia de los protectores depende del espesor de la película que apliques. Sé generosa, sobre todo en las zonas más sensibles: cara, cuello, escote, orejas y empeines. Hay productos especiales para esas zonas.
6. No te quedes mucho tiempo quieta bajo el sol. Al movernos cambiamos la superficie expuesta, y así toleramos mejor los rayos solares, además de obtener un bronceado más uniforme.
7. Evita tomar el sol, o ten una especial precaución, entre las 12 y las tres de la tarde, cuando los rayos solares son más peligrosos.
8. Ten en cuenta que agua y arena reflejan los rayos del sol, aumentando su potencia. Busca un protector con el que puedas bañarte y te proteja incluso cuando estás en el agua.

DESPUES
1. Después de tomar el sol, la piel necesita hidratación. Una buena ducha, prolongada, y una crema hidratante son los elementos indispensables para que la piel recupere parte de la humedad perdida y tu bronceado luzca mas bonito y durante mas tiempo.
2.Si quieres prolongar el bronceado natural, lávate la cara con una infusión de té bien fuerte. Pero, como es astringente, no olvides nutrir la piel después con crema o leche hidratante.

Fuente:www.terraverda.com