Nos encanta el sol, es bueno para nuestro estado de ánimo y además estamos más guapas. Para prolongar el color tostado que tanto te ha costado conseguir sigue nuestros consejos. Todos los años nos sorprendemos de lo rápido que desaparece el moreno de nuestra piel, sin dejar ni una pizca de rastro en la superficie.

Los expertos recomiendan que tres o dos meses antes de exponerte al sol empieces a preparar tu piel adecuadamente. Retira las células muertas y consigue que los productos penetren mejor en la piel, con una exfoliación. Tener una piel bronceada empieza por estar bien hidratado por dentro y por fuera. No sirve de nada ponerse mucha hidratante si no se bebe el suficiente líquido.

El secreto está en conseguir una piel nutrida y protegerla de los rayos del sol desde la primera exposición. Por otro lado, la alimentación también contribuye a conservar el moreno. Apúntate a la Zumoterapia la manera más rica de estar bronceada. Los zumos preparan la piel desde el interior, estimulando la producción de melanina en la piel y favoreciendo a la hidratación. Elige frutas y verduras que tengan la piel roja, amarilla, naranja o verde fuerte. Los colores son un buen indicativo de que son productos ricos en betacaroteno



¿La verdura más efectiva? La zanahoria. Puedes tomártela cruda, en crema, al vapor o incluso en zumo. Prevé el envejecimiento prematuro de una forma riquísima. Si lo que buscas es prevenir las manchas de pigmentación, mezcla naranja, papaya y ciruela. Además de ser un zumo con mucha vitamina C, es anti-flacidez, anti-arrugas y potencia la luminosidad natural de la piel.

Si lo que buscas es activar la formación de colágeno, mezcla fresas, fruta de la pasión y cerezas. Su magnético color rosa lo hace irresistible mientras mantiene tu piel más elástica. No te olvides de la importancia de nutrir la piel tanto por dentro como por fuera.

Además de frutas y verduras, para conservar el moreno puedes acudir a un centro de rayos UVA o utilizar un autobronceador que aporte a la piel la intensidad del tono deseado pero con la ventaja de que evitan los daños solares. Elige productos que estimulen la producción de colágeno y olvídate de los que contienen ácidos o sustancias fotosensibles.

Una dieta deliciosa que consigue un bronceado dorado más tiempo.

Fuente: marie-claire.es