fotografía PEPE CASTELL

Aunque todo depende del tipo de trabajo que tengas, por norma general el dress code femenino es mucho más amplio que el masculino, asi que mientras no te decantes por prendas muy cortas, escotadas o ajustadas, puedes probar con todo tipo de combinaciones y tendencias. Siempre puedes recurrir a ir de negro o a la clásica propuesta de pantalón recto y camisa, pero te damos ideas nuevas para que te inspires.

PRENDAS DE ENTRETIEMPO

Aún hace el suficiente calor como para ir en bermudas, shorts y minifaldas, elige las que tengan un largo por encima de la rodilla y empieza a jugar con la mezcla de estilos, texturas e incluso de largos.

Si apuestas por las bermudas, no dudes en unirlas a camisas de corte masculino remangadas con un pañuelo a modo de cinturón y unas sandalias.

Si prefieres los shorts o minifaldas de largo razonables, dales un toque de estilo con camisetas de algodón y chaqueta de corte kimono por encima. También puedes combinarlas con camisas vaqueras siempre remangadas y cinturon de cuero anudado.

En esta época del año, lo importante es que tengas bien a mano piezas clave para utilizar en los días un poco más frescos. Un blazer, una chaqueta de punto fino, un kimono de seda, un echarpe XXL…serán perfectos aliados de tus prendas veraniegas, que aún te resistes a guardar.

INTERPRETA LAS TENDENCIAS

A estas alturas ya te hemos avanzado todo lo que querrás llevar en otoño, aprovecha tu vuelta al trabajo para ir adaptándolas a tu estilo. Te ayudamos a llevar las más fuertes.

El look masculino sigue pisando fuerte y es el más versátil para el working code. Desde un traje de chaqueta, pasando por un pantalón negro de pinzas con una camisa, hasta el total White con un lazo negro o una pajarita a modo de collar. Hay miles de propuestas que te encantarán.

Los años 70 serán protagonistas, prueba ya con pantalones de pata de elefante y blusas de gasa y faldas trapecio y vestidos con camisas de estampado retro.

El estilo bohemio también es apto para un día de trabajo, siempre eligiendo bien los accesorios. Añade a tus vestidos de gasa o encaje, collares sofisticados y cálzate unos botines de ante o sandalias de tacón ancho.

Fuente: elle.es